La gastronomía de Salamanca

La gastronomía de toda la provincia de Salamanca goza de platos sabrosos llenos de sabores y gusto. La cocina salmantina está muy influenciada por su diversidad geográfica, dado que la provincia se extiende desde amplios campos de trigo a altas sierras montañosas.

El aire puro de las montañas ayuda a curar a los famosos embutidos y jamones de la región. La cocinar suele ser tradicional, sencilla en general, basada principalmente en la calidad de los productos frescos de la zona. Las carnes asadas, las truchas, el cocido de garbanzos, las patatas meneadas o los quesos de cabra están entre las especialidades de la provincia. Varios productos típicos de la zona son apreciados para su alta calidad: el jamón curado de Guijuelo, el queso de Hinojosa del Duero o una amplia variedad de legumbres como las alubias o las exquisitas lentejas de la Armuña.

Embutidos y carnes asadas

La provincia de Salamanca es bien conocida como un lugar excepcional en la producción de embutidos y carnes. Entre una variedad de productos, podemos destacar el chorizo. Una característica común compartida con el resto de la región castellana es la carne asada, siendo las crías de cerdo (Cochinillo), oveja (cordero) o cabra (cabrito) especialidades de la zona. El animal más popular es el cerdo, apareciendo en la mayoría de las recetas de la región. El jamón, por ejemplo, suele provenir de un cerdo blanco y solamente suele ser sazonado con sal.

Jamón Serrano Ibérico

Salamanca es una zona excepcional para que los embutidos conserven el mejor sabor. Jamón Serrano Ibérico Al sur de la provincia se desarrolla una larga tradición artesana de curación del cerdo ibérico. Este jamón especial es una carne de cerdo curada con sal durante años en las montañas locales. El cerdo ibérico de Guijuelo se alimenta de forma natural en dehesas y prados, exclusivamente con bellotas y hierba, y es gracias a ello que su carne es muy gustosa y apreciada internacionalmente a pesar de su alto precio: es el conocido jamón de "pata negra".

Hornazo

Es una especie de empanada que tradicionalmente solamente era consumida el domingo posterior a la pascua, Hornazo terminando así el período de vigilia, pero hoy en día esta disponible en cualquier fecha del año. La receta varía dependiendo de la zona de la provincia en donde sea servido. El hornazo se rellena con diversos embutidos, principalmente chorizo, jamón serrano, tocino, huevos duros y a veces incluso carne de ave. Se considera un producto popular y su precio es barato.

Carne de Morucha

La carne de morucha constituye otro producto específico de la gastronomía de Salamanca. La carne de vaca morucha tiene un gusto y un sabor diferente y exquisito, siendo más oscura que la carne de vaca tradicional. Aunque sea más dura, la carne de morucha se puede ablandar con una mezcla de ingredientes y salsas de acompañamiento. Este tipo carne está distinguido con un sello de denominación de origen gracias al esfuerzo de los ganaderos para conservar la calidad de la raza estimulando su producción.

Chanfaina

Un plato muy popular en bares de tapas y restaurantes. Es un arroz que se prepara añadiéndole carne de cerdo como callos o menudillos, cordero y chorizo.

Farinato

Es un embutido de cerdo con un característico color blanco o anaranjado, generalmente se utiliza como acompañamiento en un plato de huevos fritos. Se hace con cerdo, migas del pan, cebolla, huevos, aceite de oliva y harina, y puede tomarse crudo o frito con aceite. El Picadillo es similar pero más picante, ya que lleva pimienta, ajo, y tomate.

Lentejas de la Armuña

La lenteja de la Armuña destaca por su suavidad y gusto. España es conocida para su producción de la lenteja de Armuña dada su alta calidad y buen sabor. Las lentejas de Armuña se plantan en octubre y se cosechan a finales de junio o de la primera semana de julio. Aproximadamente 21.000 hectáreas en la provincia se dedican a la producción doméstica de lentejas.

Dulces

Entre los dulces, los chochos son algo excepcional; el turrón de almendra, elaborado en la provincia principalmente en La Alberca, es igualmente muy apreciado. La confitería y pastelería local también es deliciosa. Buenos ejemplos de ello son los amarguillos (galletas de almendra) y los mazapanes del convento de Las Dueñas, o los bollos y las galletas hechas por las monjas en Alba de Tormes, también el Bollo maimón, una clase de torta esponjosa. Otros dulces a no faltar son las roscas de La Alberca; las almendras garrapiñadas de Alba de Tormes; los huesillos (pasteles con forma de dedo) de Béjar; las perronillas; los repelados, los hojaldres de Ledesma; los obispos de Yeltes y las obleas, producidas por toda la provincia.

ano academico Espana Inscripcion cursos espanol calcula precios cursos